El castillo de San Marcos fue una fortaleza militar que forma parte de nuestra historia; se construyó en la II guerra carlista (1872), y fue un lugar estratégico por estar cerca de la población de Rentería/Errenteria; está sobre el monte Bizarain de 260 m., tiene un mirador de la zona con una gran panorámica de 360º. Hay acceso gratuito al patio de armas, a la sala de exposiciones, al foso y al mirador. Se han instalado varias réplicas: ametralladoras, cañones, soldados, artillería, etc. Tiene un pequeño espacio como centro de Interpretación, por donde se accede al ascensor panorámico, y este lugar tiene:

un área de descanso con mesas y bancos, un castillo en un parque infantil, un parking al final del cual entramos a la muralla, y también recordar que estamos en el Parque de Lau Haizeta (Cuatro vientos), donde además del Fuerte de San Marcos, se puede visitar el cercano Fuerte de Txoritokieta. Caminando por los otros senderos del parque, se asientan restos de monumentos megalíticos como los de Berrozpin, el Monolito de Txoritokieta y el Dolmen de Aitzetako Txabala. Podemos tener información sobre lo que estamos viendo gracias a los paneles informativos instalados y disponibles en varios idiomas. Para las mascotas, se exige que se vaya con el perro atado con correa. A la entrada del fuerte encontramos una fuente donde refrescarnos.

Desde el barrio de Alza en San Sebastián-Donostia, dejando atrás el restaurante “Lau Haizeta” que está de camino al centro comercial “Garbera”, tomamos el camino de Putzueta y tardamos dos horas en ir y dos en volver andando, pero el 25 de Abril se celebra una romería, en la que sale un autobús desde Beraun (Rentería), el cual puede ser interesante, ya que la batería de mi vehículo resistió “justo-justo”. Estando en el mirador, era un día tan precioso y en el que no había nadie, que me puse a gritar “¡qué preciosidad, qué suerteeeee!”, y justo subió una persona… ¡Espero que no pensara que estoy loca!.

Describo las fotos para l@s invidentes:

  • Foto del Restaurante. “Lau Haizeta”, que dejándolo detrás nuestro, es donde comienza el camino al Fuerte.
  • Foto curiosa de muchos neumáticos expuestos al sol.
  • Otra de un túnel de piedra, que es la entrada al lugar.
  • Una aldaba (círculo de hierro del tamaño de una mano) sujeta en la pared, donde dejar descansar a los caballos.
  • Puerta redondeada con un muro de piedra antiguo.
  • Esa puerta redondeada en primer plano.
  • La entrada al Centro de Interpretación.
  • El ascensor del mirador panorámico.
  • Una parte del foso.
  • La vista del Monte Jaizkibel.
  • El espectáculo del monte de tres picos llamados Peñas de Aya.
  • Un momento de un bombardeo.
  • La reproducción en cartón-piedra, de un soldado tamaño real, cargando un cañón.