Llegamos a la estación de Euskotren (“Topo”) del Paseo de Colón en Irún; ya han arreglado el ascensor de acceso a esta calle, así que no hace falta tomar la paralela.

De allí fuimos a comer a la plaza San Juán, (llamada “Moscú”) cerca del Ayuntamiento y nos dirigimos por la calle Uranzu a la plaza dedicada al movimiento LGTB, bajo la variante.

20190904_165433[1]

Este mismo camino nos llevó por el “bide-gorri” (camino rojo para bicis), hasta Osinbiribil, una antigua fortaleza usada por los carabineros, que cuando llueve se inunda un poco, y vienen a descansar aquí algunas aves.

En primer lugar tenemos las ruinas de la fortaleza, y en segundo lugar tenemos el viejo cartel de información:

Siguiendo el “bide-gorri” que está junto al río, vimos tres pequeñas islas donde l@s lugareñ@s tienen sus huertas, a las que pueden acceder por un camino de cemento cuando hay marea baja; en otras ocasiones se acercan en barca.

Describiendo las fotos, contamos con una foto que muestra el acceso a las huertas en un día soleado, la escultura dedicada a la laia (antiguamente la usaban para labrar), y el entrañable paseo junto al río:

Dejando ese bucólico camino junto al río Bidasoa, llegamos por el paseo de Colón al museo romano Oiasso.

En esta población y sobre este emplazamiento, se asentó el pueblo romano en el año I a. C, y de sus extensas minas sacaba el mineral de la plata que importaban a todo el Imperio.

El museo está también dedicado para l@s más pequeñ@s, pues hace talleres para ell@s, y tiene algunos vídeos que cuentan la historia de aquel entonces.

Las imágenes muestran la fachada del edificio con la iglesia del Juncal al fondo, una sala de proyección con las sillas rojas, una maqueta del Irún Oiasso, un vídeo y parte de la escalera interior del museo.

Para volver habrá que entrar por Paseo de Colón, pero por una entrada contigua a la entrada principal y ¡hasta otra ruta!.