Hoy he dormido muy pocas horas; igual es por eso que me he confundido de parada yendo en “el topo” un tren de “Euskotren“. En vez de bajarme otra vez en Irún, lo he hecho en Oiartzun (dos paradas antes), pero ha valido la pena porque es un sitio bonito y sus gentes son muy amables. Esta vez he ido con mi propia compañía, y ha resultado bastante positiva la experiencia.

La parada está renovada, por lo que es muy amplia y se baja a la calle con un elegante ascensor. En cuanto podemos salimos a nuestra izquierda, y seguimos recto por un trozo de calle donde giramos otra vez a la izquierda y hay una marquesina en la cual tomamos un mini bus verde limón con rampa (en el que sólo se pasa la tarjeta “Mugi” al entrar al auto; para quienes vienen al País Vasco, existen unas tarjetas válidas para tren y autobús que se compran en los estancos y que valen 5 euros más el dinero que les quieras cargar. El transporte es caro, así que estas tarjetas son muy recomendables), que nos lleva desde el barrio de Arragua, hasta el centro del pueblo en el barrio Elizalde. Aunque en “el topo” tenemos los botones azules de sacar la rampa, sólo se saca ésta en las paradas de Rentería/Errenteria y Belaskoenea, así que hay que salir por la puerta que hemos entrado. La infraestructura de estos trenes está cambiando -así que nos encontraremos cosas que ya no se usan-. También la zona para nuestros vehículos está dibujada en el suelo, pero nuestra puerta está justo donde acaban estos dibujos.

Para los/as invidentes explicaré las fotos: En la foto 1 tenemos los botones que hay en “el topo”, en el sitio para las sillas de ruedas. La foto 2 enseña las puertas del tren. La foto 3 tiene el muro de piedra que está justo antes de la parada del bus. La foto 4 muestra el giro a la izquierda que se da para coger el mini bus desde la estación del “topo”. La foto 5 muestra la estructura de hierro que hay junto a la marquesina, y en la foto 6 sale el mimi bus…

Ya en la plaza del centro (barrio Elizalde), visitamos el Ayuntamiento, que tiene la puerta accesible en el lateral izquierdo. En la entrada hay dos ertzainas (“erchainas”) la policía local, y dentro tenemos una oficina de información que no es la turística; éste pueblo tiene la oficina de turismo en la calle Aialde, 2.

También podemos ir a visitar las dos Iglesias: La parroquia de San Esteban de Lartaun que alberga la biblioteca y conserva un retablo del siglo XVII, y la basílica de San Juan Bautista, del siglo XVI, (¿están juntas? no lo sé cuando vuelva ya lo preguntaré..). 
Ambas están en la calle que sube de la plaza, y rodeándola encontramos el camino adaptado, que es de tierra. Yendo hacia allí encuentro unos baños públicos, pero no averiguo a ver si tienen baño adecuado; en su lugar voy al polideportivo municipal (“Polikiroldegia”) donde tenemos un baño espacioso, piscinas, gimnasio, pediluvio, una gran piscina de hidromasaje con salida al exterior, ducha escocesa, terma, sauna, etc. y un bar. Al lado de él, y bajando una larga cuesta, llegamos al “bidegorri”, un camino asfaltado en rojo, en teoría para las bicicletas, que llega por la izquierda al barrio de Ergoien, y por la derecha al hacendoso pueblo de Rentería, y otra vez describo las fotos: En la primera tenemos la plaza del pueblo, en la segunda la parroquia de Lartaun (¿o la basilica?), en la tercera el enrejado que la recubre, en la cuarta se muestra una de las dos, y en la quinta sale la entrada al polideportivo.

 

          He buscado un bar accesible con menú del día (bares de pintxos -“tapas”-, hay varios con placeres en miniatura, y he encontrado el “Amazkar” en pleno centro, en una cuesta abajo que sale de la plaza, pero desconozco si su baño es accesible (una de las fotos lo muestra) . Para dormir tenemos el Hotel “Elizalde” (también lo tenemos en foto), que está bajando la calle de una de las Iglesias. El sitio está en obras, así que me he quedado “enganchada” en la pasarela de la obra, pero todo ha ido bien y he conseguido soltarme…

       En algunos de los caseríos de la zona, dicen que se pueden comprar productos artesanos vascos, como miel, sidra, queso…

           He repuesto fuerzas en un parque que tenía árboles con mandarinas, como si estuviéramos en Granada!. Aquí os dejo varias fotos que he tomado. y a las/os invidentes: en la primera tenemos el parque con mandarinos, en la segunda está ese parque en blanco y negro, en la tercera los “recicladores”, pues está bien que “desaparezca” la basura que generamos, en la cuarta una pintada en la pared que dice que hay que decir lo que se piensa o algo así,en la quinta una puerta antigua, y en la sexta hay un escudo de piedra en una pared:

 

He tomado el mismo camino de vuelta que a la ida, y he vuelto a casa.

Anuncios